31 enero 2016

Enero del #reto366

Este año lo he empezado con muy buenos propósitos instagrameros. Como en 2015, he decidido unirme al #reto366, una foto cada día. Y de momento lo estoy cumpliendo bastante bien, pese a que mi vida es rutinaria y poco pinterest. Aunque bueno, eso me obliga a mirar las cosas de otro modo y a estar más atenta a los detalles, que no está nada mal visto como andamos todos en general.

Quería hacer una bonita presentación con las fotos en plan collage, pero ea, nos vamos a quedar todos con las ganas porque he probado unas cuantas herramientas y ninguna me convence. La opción de hacerlo a pelo en Photoshop también la he descartado porque no tengo las originales. Así que nada, tendré que seleccionar aquellas que me han gustado especialmente por alguna razón y punto.

Ocho momentos de este enero

La Suiza y yo hemos empezado el año como debe ser, en nuestro puerto favorito del mundo mundial y con un frío que pela, pero más a gusto... Hey, y luego la subí yo solita al techo del coche antes de que llegara mi #costillo. Toma ya.

Una foto publicada por @farandwell el


Este año es el de decir adiós al papel, esto ya os lo he contado, pero lo repito para concienciarme. Ha sido un gran superregalo que pienso exprimir al máximo.



Adoro los batidos de yogur y frutas después de entrenar. No sé cómo podía vivir sin ellos. En realidad lo que pasa es que estoy a dieta y cumpliéndola bastante bien. Hasta bebo litro y medio de agua todos los días, ni yo creía que me duraría la idea.

Una foto publicada por @farandwell el


He vuelto a correr sin dolores y disfrutando, aunque me sigue costando la vida madrugar, no nos vamos a engañar. Martín Fiz, allá voy... Este año hay que bajar de 1h45'. Y para eso el #costillo sabe cómo entrenarme.

Una foto publicada por @farandwell el


En el trabajo hemos instaurado el teatime... Ma-ra-vi-llo-so momento. Y además, he descubierto una infusión llamada fresas con nata que huele como para perder el sentido y sabe que qué os voy a contar. Y no, no lleva nata.

Una foto publicada por @farandwell el


Soy una pija a la que le flipan la ropa de Rapha, pero más aún sus embalajes. Estos ingleses sí que saben. Otro regalito que no sé si me merezco.

Una foto publicada por @farandwell el


Y aquí siguen, mis cascos verdes son duros como una roca, con la mala vida que les doy. Habla mucho que no te escucho. En el trabajo tengo otros de un verde más oscuro para intentar aislarme del ruido. Solo con ponérmelos ya me concentro.

Una foto publicada por @farandwell el


He acabado el mes con un humor estupendo. A ver si me dura #hombreya


25 enero 2016

Tan lejos y tan cerca

Me acabo de comer una tableta (entera, con todas sus onzas una a una, paladeándolas como si fuera el anuncio de una cata de quesos Presidente) de chocolate Nestlé (me ha faltado el pan para rememorar mi infancia al completo con pelos, señales y cicatrices), así que estoy bajo los efectos de un subidón de azúcar, grasa y cacao que me tiene en una nube. Puede que lo que escriba sea producto de sus efectos secundarios (o puede que no), pero yo ya lo aviso para que nadie me mire raro después. No estoy ni loca, ni de parranda, solo en ese momento en que llevas mes y pico teniendo más fuerza de voluntad que una modelo de Victoria's Secret antes del desfile del año y, de repente, se despierta en ti el lado oscura de la gula y no hay sable láser que lo frene.



Bien, pues en plena orgía chocolatística he cogido la tableta (la otra, la que no se derrite al manosearla) para visitar esos blogs que tanto me gustan y prolongar el placer prohibido. Después de saltar de uno a otro sin orden ni concierto, me he parado en en el 'blogroll' de uno de ellos buscando descubrir nuevos mundos, tan necesarios para sobrevivir... ¡y casi me atraganto! De emoción. En dicha lista aparecía yo. Bueno, mi blog. Hasta ahí, nada anormal... Aunque a mí ya me parezca guay. El caso es que estaba en el capítulo de 'Ciberamigos'. ¡Yo! ¡Ahí! Lo dicho, casi me quedo en el sitio. Y me ha dado más que regustirrinín, claro.

La culpable de esos cinco minutos de gloria (que no fama) es Anita, de la que ya he hablado por aquí alguna vez. Y no puedo hacer otra cosa que darle las gracias.... Henchida de felicidad, claro. Hace tiempo que me di cuenta de que sus post y sus historietas de Instagram forman parte de esa rutina que me hace un poquito feliz cada día. Y que gracias a ellos la conozco más que a personas que veo de lunes a viernes durante más de ocho horas cada jornada. Se dice pronto. Y no solo a ella, hay una pequeña cuadrilla de gente (Ursu_linska, Virtxo, Su, Patata, Marlon, Leibovitz, Isa...) que tienen un cojín en mi sofá de dos plazas.

Todo esto me lleva a una reflexión entre el miedo y la sorpresa. Hay gente que esta lejos, pero a la que sientes muy cerca; gente cuya voz no sabes cómo suena, pero sabes lo que pensaría en determinadas situaciones; gente con la que jamás te hubieras cruzado y al que echas en falta el día que no sube una foto... Y no me tengo por friki (ese paquete que viene a mi nombre no es de harinas para hacer pan y bollos, lo juro) ni por rara (¿zapas de correr en mi maleta? No sé de qué me hablas). En fin, después del strip-tease, casi que mejor me voy al rincón de pensar o al cuarto de los ratones.


24 enero 2016

Lleno de libros

Esto tenía que haberse publicado hace dos semanas. Qué cosas pasan por escribir a horas intempestivas, te olvidas de darle al botón y...

Acabo de terminar el primer libro de este año y me siento muy orgullosa. Me encanta leer desde chica. Podía tirarme las horas muertas tirada en el salón con un libro en las manos. Los devoraba. No me acuerdo de los que he leído, aunque sí de las sagas que me atraparon durante horas: los de Flanagan, los de construye tu propia aventura, los de Los Cinco (eran mis supermegapreferidos)... Esa afición siempre me ha acompañado, hasta la universidad, donde el ritmo de lectura bajo, y el trabajo. Pero en 2015 parece que he vuelto a necesitar agarrarme a mis mejores amigos... Y lo he hecho sin darme cuenta. 
Durante mis vacaciones en Lanzarote me hice un listado de los libros que había terminado y me di cuenta de que había leído ¡más de un libro por mes! De hecho, habrán sido unos quince, y el 90% por placer y no por trabajo. No voy a hacer ningún listado con ellos, pero sí voy a decir cinco cosas (llamadlo recomendaciones, si queréis) sobre este asunto. 
- Ha sido el año en que descubrí a Murakami. Fue con '¿De qué hablamos cuando hablamos de correr?'. Y me gustó. Creo que este año caerá el segundo...
- Necesito que Márkaris escriba ya otro sobre Kostas Jaritos. He termiando con todos los que hay publicados: empecé con la trilogía de la crisis a finales de 2014 y acabé en diciembre... Me en-can-tan y se leen en un pispás porque el estilo es claro, directo y sencillo. Que va al grano, vaya. Además, tienen una vigencia absoluta cuando se ponen un poco analíticos.
- David Trueba tiene un algo muy especial en todo lo que hace, pero cuando escribe, se supera. 'Blitz' lo acabé en seis horas, una mañana en Huesca. Y 'Cuatro amigos' es maravilloso... Tengo pendiente otra novela (¿o son dos?) de él.
- Wallander me tiene enganchada y no me suelta desde diciembre. Me he leído tres novelas más (ya había leído antes otras tres) y estoy con la cuarta empezada. Que tengo diez minutos en el metro, pues me pongo aunque solo pueda avanzar tres páginas... Si es que hasta leo mientras voy caminando por la calle. Algún compañero de la oficina ya me ha pillado de esta guisa y ha flipado.
- Laurent Fignon ya no es el tipo antipático que yo creía. Fue leer su autobiografía y ver las luces y las sombras. Vaya anécdotas ciclistas que cuenta, por cierto. Muy curioso todo.
Este año, por cierto, va a ser el del cambio. Los Reyes me han traído un Kindle y voy a abandonar a mi amado papel. No me caben más en casa. Y me tengo que deshacer del 80% de los que hay por cuestiones de espacio. No sé cómo voy a hacerlo: solo de pensarlo, me pinza el alma, pero hay que dejarse de romanticismos. A lo que no estoy dispuesta es a piratear. No me duele rascarme el bolsillo. Por el pan pago, ¿no? Además, quiero poder seguir leyendo libros, buenos libros, toda la vida.

A los Reyes se les ha caído esto como anticipo de esta noche... #kindle #christmas #regalos #lascosasquemegustan

Por cierto, sigo pensando lo mismo y no, no he terminado ningún libro nuevo. También se admiten sugerencias y recomendaciones que abran nuevos horizontes.
Post antiguo Inicio